El sistema inmunológico es nuestra protección contra las infecciones que pueden poner en peligro nuestra salud e incluso nuestras vidas. Las personas con baja inmunidad son más propensas a enfermedades graves y, en caso de infecciones, tienen síntomas mucho más graves, lo que puede provocar complicaciones. Esto también sucede con COVID-19, una enfermedad que puede matar a personas con sistemas inmunológicos debilitados o comprometidos.

Por ello, es importante reconocer de antemano los signos que pueden indicar baja inmunidad en adultos y ni√Īos y tomar medidas para fortalecer nuestro sistema inmunol√≥gico y as√≠ proteger nuestra salud. Afortunadamente, hay soluciones disponibles para cualquier persona, que incluyen cambiar su estilo de vida y seguir un tratamiento natural para estimular la inmunidad. Aqu√≠ est√° la informaci√≥n m√°s importante que necesitamos saber sobre este tema.

Contenido:
Síntomas en caso de baja inmunidad.
Causas que conducen a una baja inmunidad.
Pruebas que muestran si tiene baja inmunidad
Tratamiento para inmunidad baja
Consejos para personas con baja inmunidad
Vacunación

Síntomas en caso de baja inmunidad.

El signo más claro de baja inmunidad es la predisposición a las infecciones. Esto significa que una persona con un sistema inmunológico debilitado se enfermará con mucha más frecuencia, sufrirá más durante la enfermedad y será más difícil de curar. Además, en caso de baja inmunidad, hay infecciones que no se manifestarían en absoluto en una persona con un sistema inmunológico fuerte.

Las infecciones m√°s comunes que se pueden encontrar son:

En el caso de aquellos con un sistema inmunológico debilitado, estas enfermedades ocurren con mucha frecuencia y se repiten con frecuencia, incluso poco después de la curación.

Sin embargo, existen otros síntomas que pueden ocurrir en personas vulnerables:

    • Inflamaci√≥n de los √≥rganos internos.
    • Anemia u otras anomal√≠as sangu√≠neas
    • Problemas digestivos (calambres, diarrea, falta de apetito, etc.)
    • Retraso del desarrollo (en ni√Īos).

Causas que conducen a una baja inmunidad.

El sistema inmunol√≥gico est√° formado por varios componentes: √≥rganos (bazo, timo, am√≠gdalas), ganglios linf√°ticos, anticuerpos, c√©lulas (leucocitos). Por lo tanto, cualquier problema que surja en algunos de estos ¬ęsoldados¬Ľ que brindan protecci√≥n al cuerpo conducir√° a una baja inmunidad.

Hay muchas condiciones o condiciones en las que el sistema inmunológico se debilita:

    • Ciertos tratamientos (quimioterapia).

La inmunidad baja tambi√©n puede ocurrir en caso de desnutrici√≥n, especialmente en los ancianos. Algunos estudios sugiri√≥ un posible v√≠nculo entre ciertas deficiencias nutricionales, bastante com√ļn en los ancianos. Se trata principalmente de deficiencias de zinc, selenio, hierro, cobre, √°cido f√≥lico y vitaminas (A, E, C y B6). Desafortunadamente, estas deficiencias ocurren con mayor frecuencia en los ancianos, quienes tienden a tener una dieta m√°s limitada y menos rica en nutrientes, generalmente debido a enfermedades que requieren una dieta estricta.

La vejez es un riesgo en sí mismo de baja inmunidad, porque el cuerpo de los ancianos produce menos células T, que juegan un papel clave en la eliminación de bacterias y virus. Al mismo tiempo, los investigadores han observado una disminución en la función de la médula ósea, que produce menos células madre; también pueden convertirse en células del sistema inmunológico, protegiendo así el cuerpo.

Por tanto, cualquier tipo de infecci√≥n provocar√° s√≠ntomas m√°s graves en los ancianos y, en ocasiones, incluso puede provocar complicaciones graves o la muerte, especialmente en el caso de enfermedades respiratorias, como el COVID-19. Es dif√≠cil establecer un l√≠mite de edad claro m√°s all√° del cual aumenta el riesgo, pero las estad√≠sticas muestran que las infecciones respiratorias son una de las principales causas de muerte en todo el mundo en personas mayores de 65 a√Īos.

Pruebas que muestran si tiene baja inmunidad

Para determinar si una persona tiene baja inmunidad, despu√©s de observar los s√≠ntomas, el m√©dico recomendar√° an√°lisis de sangre espec√≠ficos. √Čstos incluyen:

    • Hemoleucograma (eval√ļa el n√ļmero y el porcentaje de leucocitos, macr√≥fagos y fagocitos en la sangre)
    • Inmunograma (eval√ļa los anticuerpos o inmunoglobulinas producidas por estas c√©lulas).

Por lo tanto, el an√°lisis medir√° el nivel de las cuatro clases de inmunoglobulinas (Ig):

    • IgA: proporciona defensa contra bacterias y virus.
    • IgE: indica una posible alergia.
    • IgM: muestra que el cuerpo es atacado por un pat√≥geno (infecci√≥n aguda)
    • IgG: neutraliza las toxinas producidas por una bacteria y proporciona inmunidad a largo plazo despu√©s de una infecci√≥n. Los anticuerpos IgG tambi√©n pueden ingresar a la placenta, protegiendo al beb√© en los primeros meses de vida.


Tratamiento para inmunidad baja

No existen medicamentos para fortalecer el sistema inmunol√≥gico, sino solo un enfoque hol√≠stico, especialmente relacionado con el estilo de vida. Sin embargo, incluso esto no puede hacer maravillas de la noche a la ma√Īana, porque el sistema inmunol√≥gico es un mecanismo extremadamente complejo y no podemos actuar sobre varios √≥rganos o tipos de c√©lulas simult√°neamente. Por lo tanto, es importante averiguar primero cu√°l es la causa del debilitamiento del sistema inmunol√≥gico y actuar especialmente sobre √©l.

Estas son las medidas más efectivas que podemos tomar para fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Adherencia a una dieta saludable

Es importante tener un men√ļ equilibrado que contenga cantidades suficientes de vitaminas, minerales, prote√≠nas y fibra. No debemos exagerar y consumir una determinada cantidad de alimentos en grandes cantidades, renunciando as√≠ a otros. Para un sistema inmunol√≥gico fuerte, el men√ļ diario debe contener:

    • Frutas y verduras frescas (ricas en vitaminas, especialmente vitaminas A, C y E)
    • Productos l√°cteos (contienen calcio y vitamina D)
    • Huevos (contienen calcio y hierro)
    • Carne magra (contiene prote√≠nas y minerales, especialmente hierro)
    • Granos integrales (contienen fibra que ayuda a la digesti√≥n).

Establecer un programa de actividad física

El movimiento es fundamental para la salud y act√ļa en muchos niveles:

    • Disminuye la presi√≥n arterial.
    • Mejora el humor
    • Estimula la circulaci√≥n sangu√≠nea (por lo tanto, las c√©lulas del sistema inmunol√≥gico son m√°s activas)
    • Mantenga un peso corporal normal.

Por tanto, para poder disfrutar de un sistema inmunológico fuerte debemos hacer ejercicio diario durante al menos 30 minutos, preferiblemente al aire libre. No es obligatorio hacer un esfuerzo muy intenso, incluso podemos limitarnos a caminar o andar en bicicleta. Las personas que padecen diversas afecciones crónicas deben hablar primero con su médico, ya que es posible que no se les recomiende algo de ejercicio.

Cumplimiento de las horas de descanso

El estr√©s cr√≥nico y la fatiga debilitan el sistema inmunol√≥gico con el tiempo. Por lo tanto, como m√©todo de tratamiento para la baja inmunidad en adultos y ni√Īos, pero tambi√©n para prevenir este problema, el descanso es obligatorio. La falta de sue√Īo afecta la producci√≥n normal de leucocitos, c√©lulas que juegan un papel crucial en el buen funcionamiento del sistema inmunol√≥gico.

Por eso es importante dormir lo suficiente, al menos 7 horas por noche para los adultos, y m√°s a√ļn para los ni√Īos, seg√ļn la edad y la recomendaci√≥n del m√©dico, el per√≠odo de descanso ideal puede oscilar entre 8 y 17 horas por d√≠a.

Seguir un tratamiento natural para la inmunidad baja.

Una solución eficaz para estimular el sistema inmunológico, especialmente cuando la dieta es restrictiva y no aporta todos los nutrientes que necesita el organismo, son los complementos alimenticios.

Hay p√≠ldoras inmunol√≥gicas que son 100% naturales, y a los ni√Īos se les puede dar un jarabe de inmunidad para ni√Īos o un t√© especial. Estos suplementos contienen diversos extractos de plantas, especialmente prop√≥leo o equin√°cea, que suelen recomendarse para este fin.

También en la categoría de suplementos se pueden incluir multivitamínicos o pastillas o jarabes que contengan solo determinadas vitaminas o minerales. Los más efectivos para fortalecer la inmunidad son:

Todos estos suplementos se pueden comprar en farmacias, tiendas naturistas o incluso tiendas online.

Consejos para personas con baja inmunidad

Si los cambios de estilo de vida y la administración de suplementos naturales no pueden fortalecer suficientemente el sistema inmunológico, entonces las personas que saben que tienen baja inmunidad deben protegerse, siguiendo algunas reglas simples, que presentamos a continuación.

Vacunación

Las vacunas son muy √ļtiles para prevenir enfermedades que pueden provocar complicaciones graves en personas con un sistema inmunol√≥gico fr√°gil. Por ejemplo, la vacuna anual contra la gripe puede ser muy √ļtil, porque si tenemos poca inmunidad y contraemos la gripe, el riesgo de llegar al hospital con s√≠ntomas graves es muy alto. Sin embargo, es fundamental hablar con su m√©dico antes de recibir cualquier vacuna, ya que algunas de estas pueden incluso estar contraindicadas.

Cumplimiento de una estricta higiene.

La higiene es muy importante para todos, pero m√°s a√ļn debe ser respetada por personas con sistemas inmunol√≥gicos debilitados o comprometidos. Por ello, deben prestar m√°s atenci√≥n a este aspecto, y la regla b√°sica es el correcto lavado de manos, siempre que sea necesario, pero especialmente en las siguientes situaciones:

    • despu√©s de tocar un animal
    • despu√©s de tocar objetos sucios
    • despu√©s del contacto con una persona enferma.

Con solo lavarnos las manos podemos prevenir infecciones respiratorias graves, como la gripe o el COVID-19, pero tambi√©n las infecciones digestivas, que pueden ser dif√≠ciles de tratar. Por eso, es muy importante ense√Īar a los ni√Īos a seguir esta sencilla regla de higiene y a lavarse las manos con frecuencia, sobre todo porque los m√°s peque√Īos son m√°s propensos a las enfermedades, porque su sistema inmunol√≥gico a√ļn no es lo suficientemente fuerte.

Además, las personas con baja inmunidad deben mantener una mejor higiene, incluso en el hogar, y desinfectar las superficies que tocan con la mayor frecuencia posible. Las manijas de las puertas, los dispositivos electrónicos y otros objetos que se tocan con frecuencia suelen estar llenos de bacterias y virus que pueden ser peligrosos para un cuerpo debilitado. Estos objetos deben desinfectarse periódicamente con una solución de cloro.

En conclusión, existen soluciones a través de las cuales podemos intentar estimular la actividad del sistema inmunológico, pero para los resultados se necesita tiempo y cambios en el estilo de vida. Los complementos alimenticios también pueden ayudar, si se toman por recomendación de un especialista, pero las píldoras no pueden reemplazar una dieta equilibrada.

Fuentes:
Noticias médicas hoy, Harvard Health Publishing, Fundación de inmunodeficiencia