¿Qué es la fructosa?

La fructosa es una molécula edulcorante, un azúcar simple que se encuentra en las frutas. Naturalmente, se encuentra en los dulces, como la uva, en un porcentaje del 5-10%, y entre las fuentes más ricas (con un porcentaje superior al 10%) se consideran los dátiles, los higos y las pasas. La menor cantidad de fructosa se encuentra en la lima: 0,4 gramos por pieza.

Según estudios realizados en la Universidad de Canberra, Australia, el consumo de fructosa mantiene bajos los niveles de azúcar en sangre, a diferencia de otros tipos de azúcar, como la sacarosa (glucosa) o la glucosa. Este fenómeno se explica por el hecho de que la estructura química de la fructosa requiere su transformación en glucosa por parte del hígado, antes de su penetración en la sangre, explica el autor de un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition. Las vías metabólicas por las que se absorbe la fructosa difieren de las de la glucosa, aunque las dos tienen la misma fórmula química. Este proceso se llama conversión y tiene lugar durante un período de tiempo más largo, en comparación con el efecto galopante que tiene la sacarosa.

Los efectos del azúcar de frutas

Los estudios relacionan el consumo excesivo de azúcar en frutas dulces y jugos naturales con la destrucción de los riñones y enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, provocada por los compuestos químicos que forma la fructosa cuando llega a la sangre. El abuso del azúcar, independientemente de su forma, puede causar problemas de salud, por lo que no es una alternativa saludable en ese contexto. Los jugos naturales, aunque parecen ser una opción sin riesgos, son tan peligrosos como la sacarosa. El consumo sin moderación puede conducir a un aumento en la cantidad de triglicéridos (grasas en la sangre) asociado con un aumento en la masa grasa corporal.

Jugos naturales y consumo de frutas

La diferencia entre los jugos naturales y el consumo de frutas radica en la cantidad de fibra que contienen estos últimos y por lo que entran en la categoría de recursos de fructosa menos dañinos. En la Escuela de Medicina de Harvard, Boston, Massachusetts, se realizó una investigación que contrastó la ingesta de frutas con los jugos naturales. Si bien el consumo diario moderado de frutas mantiene al cuerpo alejado de la diabetes, un solo vaso de jugo de frutas al día aumenta el riesgo de enfermedad en un 24%. Los estudios realizados en la Universidad de Bangor en el Reino Unido concluyen que un vaso de jugo de fruta natural contiene una cantidad de fructosa equivalente a 3 cucharaditas de azúcar.

Vale la pena mencionar el hecho de que, desde un punto de vista biológico, el cuerpo humano no necesita fructosa, no se absorbe a través del tracto gastrointestinal, sino que está sujeta a conversión, con la ayuda de la función hepática, como se mencionó anteriormente. Si gana kilos de más, la fructosa acelera el proceso, a diferencia de la glucosa o la sacarosa (sacarosa), donde la grasa se produce mucho más lentamente.

Actualmente, la fructosa es la principal fuente de carbohidratos en la dieta de la población, ya que se encuentra en el jarabe de almidón de maíz, ingrediente utilizado en la mayoría de productos comerciales (como el ketchup, productos de panadería, yogur, aderezos para ensaladas o pizza congelada). Lo realmente alarmante se refleja en la información que el Dr. Joseph Mercola compartió para www.medicaldaily.com. Afirma que la ingestión de 120 calorías de glucosa almacena menos de un gramo de grasa, y 120 calorías de fructosa almacenan un tercio de la misma en grasa.

Frutas o jugos: recomendaciones finales

Por ello, el consumo de frutas es recomendado por especialistas porque asegura el buen funcionamiento del organismo y aporta la ingesta necesaria de vitaminas y minerales. Los temas que debemos considerar son la diversificación y el consumo moderado, porque cualquier alimento saludable puede volverse dañino si se ingiere en exceso. Además, las frutas que se consumen en forma líquida: jugo o batido recién exprimido, no son una opción viable en un estilo de alimentación saludable, como vimos anteriormente.

Autor: Bodytec