Nunca se ha tratado simplemente de ofrecer consejos dietéticos; tenemos que examinar la interacción entre el cuerpo y la mente, y las creencias subyacentes que impulsan comportamientos a menudo destructivos para nuestros cuerpos, directamente relacionado con el control del peso.

Dos dietistas, Evelyn Tribole y Elyse Resch, reconocen ciertamente esto, en su modelo de Alimentaci√≥n Intuitiva, que ha ganado tracci√≥n e investigaci√≥n a lo largo de los a√Īos. ¬ŅEn qu√© consiste?

Tiene diez principios rectores que sirven para reconectar el cuerpo y la mente en lo que respecta a la comida, y abordar la toxicidad de la cultura de la dieta. Es un marco de autocuidado, que incluye el peso y está basado en la evidencia, lo que permite a una persona seguir su propio camino para honrar su cuerpo y entender lo que necesita desde una perspectiva física y psicológica.

1.Rechazar la mentalidad de la dieta

En el fondo, se trata de superar ese mantra en el que todo el mundo se ve envuelto, seg√ļn el cual, cuando una dieta fracasa, eres t√ļ el que ha fallado al seguirla, te ha faltado fuerza de voluntad. Es tu culpa.

No es nada de esto Рla dieta te ha fallado porque nunca estuvo destinada a funcionar en primer lugar. Esas reglas que seguiste, o el plan de dieta que seguiste, te impidieron escuchar a tu propio cuerpo. Te hizo creer que no sabías qué hacer y que ese libro tenía todas las respuestas. Y no es así. Hay muchas razones biológicas por las que no funcionó.

2.Honra tu hambre

Comer de forma caótica y a veces emocional puede ser algo cotidiano para muchos de nosotros. Pero cuando se hace una dieta por debajo de las necesidades de combustible de nuestro cuerpo, es casi imposible determinar qué es hambre fisiológica y qué es hambre emocional. Si se ha puesto en marcha una cascada biológica para elevar los niveles de glucosa en sangre, ninguna fuerza de voluntad o terquedad podrá anularla, y el tentempié saludable del que te convences que te satisfará, simplemente no lo hará. Esto es primitivo. No es algo humano racional.

Con el hambre excesiva, viene la analog√≠a de las puertas de la inundaci√≥n – donde entonces procedemos a comer m√°s all√° del punto de saciedad, en una amalgama de culpa, frustraci√≥n, deseo, satisfacci√≥n, mentalidad de ¬ęlo he estropeado ahora¬Ľ.

3.Haz las paces con la comida

La fruta prohibida es mucho m√°s atractiva. Seguir una serie de reglas, dise√Īadas para la p√©rdida de peso, por otra persona, puede sentirse inicialmente como un alivio. Gracias a Dios, otra persona me va a decir c√≥mo hacer esto, porque yo no tengo ni idea. Pero al tratar de ignorar los deseos de ciertos alimentos, de repente se convierten en la √ļnica cosa en la que puedes pensar. Los pensamientos de comida llenan tu cabeza todo el d√≠a, todos los d√≠as. Te diriges por una cascada hacia la inevitable piscina de ¬ęme rindo¬Ľ en el fondo. Tengo clientes que me dicen que antes de una cita su pensamiento inicial es que deben aprovechar al m√°ximo los pr√≥ximos d√≠as, antes de que las cosas vuelvan a cambiar. Y sin embargo, eliminar esta presi√≥n para conformarse, o evitar ciertos alimentos, tiene el efecto contrario de lo que se podr√≠a pensar. Puedo comer esa comida tan a menudo como quiera. Qu√© alivio, pero ¬Ņrealmente lo quiero tanto como pensaba, ahora que s√© que puedo tenerlo, todo el tiempo?

4.Desafiar a la policía alimentaria

A menudo la gente piensa que los dietistas son los policías de la comida, que juzgan tus elecciones alimentarias y te echan la bronca si te equivocas. En realidad, la policía alimentaria que tenemos en nuestra cabeza es mucho peor. Nosotros mismos somos nuestro crítico más duro, y la historia que nos repetimos en la cabeza nos hace sentir una mierda. Y lo escuchamos Рtodo el tiempo. Qué agotador. Y por si no es obvio a estas alturas, ¡no soy la policía de la comida!

5.Descubre el factor de satisfacción

Comer est√° dise√Īado para ser una experiencia placentera. Se supone que debemos sentirnos satisfechos y contentos. El cerebro recuerda esta interacci√≥n placentera con la comida, de modo que nos impulsa a hacerlo una y otra vez. Pero no se trata s√≥lo de la comida, sino tambi√©n del entorno. Y a menudo estas dos cosas no se combinan muy bien: los alimentos m√°s satisfactorios se consumen r√°pidamente y, sin embargo, nos pasamos horas picoteando una ensalada poco apetitosa.

dieta

6.Sentir la saciedad

La forma en que el cuerpo reconoce y responde al hambre y la saciedad est√° controlada en gran medida por los genes. Nacemos con una capacidad innata para reconocer cu√°ndo estamos satisfechos, pero esta capacidad desaparece r√°pidamente cuando otros empiezan a controlar la cantidad que se nos ¬ępermite¬Ľ consumir. Si a esto le a√Īadimos la cultura diet√©tica que nos dice que debemos estar satisfechos si comemos as√≠, o que s√≥lo necesitamos esa cantidad, desconectamos esas se√Īales, las anulamos y las ignoramos. Con el tiempo tambi√©n se estropean un poco y dejan de funcionar para ti. Hasta que vuelvas a sintonizarlas.

7.Sea amable

Privar a tu cuerpo de calorías puede desencadenar por sí mismo la pérdida de control, que puede sentirse como una alimentación emocional. Es muy difícil averiguar si existe una verdadera conexión con la comida como estrategia de afrontamiento de otras emociones, cuando el impulso del cuerpo por comer es tan fuerte.

La alimentación emocional nunca es el problema en sí mismo, sino el mecanismo de afrontamiento (y todos los tenemos) de alguna forma. La comida es un tapón para los sentimientos que tratamos de suprimir, pero a menos que los tratemos y trabajemos con ellos, la alimentación emocional nunca solucionará nada.

8.Respeta tu cuerpo

Todos los cuerpos merecen el mismo trato y la misma dignidad, pero la cultura de la talla obliga a muchos a querer cambiar su forma o tama√Īo predeterminado gen√©ticamente por uno que parezca ajustarse mejor a la sociedad. En este vano intento de tener un aspecto determinado, el tama√Īo del cuerpo suele cambiar dr√°sticamente y a√Īos de dietas lo alejan de su punto de referencia original. El peso tiene el mismo patr√≥n gen√©tico que la altura o la talla de los zapatos, pero la sociedad no te obliga a cambiarlos y la industria de la reducci√≥n de la talla de los zapatos no vale 60 mil millones de d√≥lares.

9.Movimiento: siente la diferencia

La conexión entre el ejercicio para quemar calorías que consumimos conduce a una enorme desconexión y a menudo a una asociación negativa con la actividad. El simple modelo de hacer ejercicio para quemar calorías, puede convertir el ejercicio en un castigo, no en una alegría. Desconectamos de cómo se siente nuestro cuerpo cuando lo movemos de una manera que nos hace sentir bien, y de las ventajas mentales que se derivan de hacer algo que nos hace sentir bien.

10.Honra tu salud

Comer en sinton√≠a con tu cuerpo, no implica comer un mont√≥n de alimentos de baja calidad nutricional. Por supuesto que hay alimentos que nutren nuestra alma, quiz√°s m√°s que nuestra salud f√≠sica o mental, pero en la dieta hay espacio para todo ello. Si comes alimentos carentes de nutrientes o fibra con demasiada frecuencia, la verdad es que tu cuerpo no se sentir√° tan bien. Puede que te sientas aletargado o estre√Īido, o que notes cambios en tu piel y tu pelo. Tambi√©n puedes notar que est√°s de peor humor. La diferencia est√° en sintonizar con lo que le sienta bien a tu cuerpo, sin juzgarlo ni presionarlo con una serie de reglas que otra persona ha validado como esenciales. ¬ŅQu√© es lo que tu cuerpo te dice que necesita y puedes honrarlo?