Seleccionar página

A menudo esta etiqueta que nos ponemos a nosotros mismos está ligada a una historia de dietas crónicas que han llevado a la restricción seguida de ciclos de atracones. Es fácil sentirse adicto a la comida, cuando pasamos por largos periodos de tiempo negándonos a nosotros mismos.

Así que la primera pregunta es:

¿Se puede ser adicto a la comida?

Es incorrecto utilizar el término adicto, ya que es imposible ser adicto a algo que es esencial para la vida. Respirar y dormir, por ejemplo, son algo importante y sería una locura pensar que podemos ser adictos a ellos. Pero la comida, en esencia, es lo mismo. Sin ella no sobreviviríamos, así que decir que somos adictos a ella no tiene sentido.

¿Qué tan común es la adicción a la comida?

Entonces, ¿por qué muchos de nosotros nos sentimos adictos a ciertos alimentos? Pues bien, el cerebro tiene una respuesta neuroquímica a la comida, que provoca la liberación de hormonas del bienestar, como la dopamina. Estamos programados para recordar los hábitos que nos resultan gratificantes para repetirlos, y las hormonas como la dopamina nos ayudan a hacerlo. Nuestro cerebro primitivo también sabe que los alimentos ricos en calorías restablecerán el equilibrio más rápidamente, lo que nos interesa para la supervivencia.

Esto es más pronunciado cuando el cuerpo detecta un desequilibrio, como el creado por las dietas de restricción calórica. Nos sentimos atraídos por los mismos alimentos que nos esforzamos por evitar, lo que confirma nuestros peores temores: ¡que debemos ser adictos! Como un doble golpe cruel, el cuerpo interpretará las dietas de restricción calórica como una amenaza, lo que nos pone en modo de defensa. En este «modo», el sistema nervioso simpático toma el control, lo que sirve para desregular el apetito y desordenar la forma en que metabolizamos los alimentos.

Mientras mantenemos a la comida como el enemigo, estamos nadando en la química del estrés, lo que hace que todo sea mucho más difícil. Pero en lugar de salir del agua y mirar objetivamente la piscina, nos quedamos en ella, golpeándonos en la cabeza con un palo de buceo. Es una analogía aleatoria, lo siento, pero ya me entiendes.

adicción comida

¿Cómo puedo dejar mi adicción a la comida?

Te invito a que te acerques a todos tus comportamientos y hábitos alimentarios con una cucharada de curiosidad. Con demasiada frecuencia aplicamos la lógica de la racionalidad humana, cuando en realidad el cuerpo es mucho más complejo de lo que creemos. La clásica ecuación «calorías que entran, calorías que salen» ni siquiera es exacta, si tenemos en cuenta la cantidad de adaptaciones metabólicas que sufre el cuerpo con las dietas repetidas.

Ciertos alimentos que contienen azúcar o cafeína, por ejemplo pueden convertirse en una parte importante de nuestro comportamiento habitual: nos condicionamos al «golpe» que nos dan estos alimentos y a la cascada neurológica que desencadenan. Sin embargo, en realidad los efectos son muy leves, en comparación con las sustancias que sabemos que son realmente adictivas, como las drogas y el alcohol.

Además de la respuesta física, también existen enormes conexiones emocionales con ciertos alimentos, que a menudo se forman cuando crecemos o intentamos descubrir quiénes somos. Desarrollamos diversos pensamientos y creencias, algunos de los cuales no son reales o precisos, pero eso no los hace menos creíbles, por desgracia.

Sabemos que la comida funciona como una estrategia de afrontamiento, y por eso la repetimos, aunque tal vez reconozcamos que es una solución temporal, que aplasta un sentimiento o una emoción que no estamos preparados para afrontar o trabajar.

Por lo tanto, todo se reduce a lo que impulsa estos comportamientos y la atracción hacia estos alimentos: al eliminar la etiqueta de «ser un adicto», podemos echar un vistazo más proactivo y compasivo a todos los factores que influyen.

Entender lo que puede estar pasando dentro del cuerpo es un primer paso clave. Para ayudarte a analizar esto, puede serte útil mi plan de 3 pasos para superar los antojos, que puedes descargar gratis aquí. Te lleva a través de diferentes tipos de antojos, los factores que influyen en tu atracción hacia ciertos alimentos y establece cómo abordar las cosas de manera diferente con una mezcla equilibrada de ciencia y corazón.

Date la oportunidad de liberarte de la toxicidad de las etiquetas, sintonizar con tu fisiología y prepararte para ganar.