Seleccionar página
Lo que hay que saber sobre la sal

Lo que hay que saber sobre la sal

Los titulares sobre la sal nunca parecen tan frecuentes como los que atacan a las grasas o al azúcar, y sin embargo, desde el punto de vista dietético, la sal es la mayor amenaza para nuestra salud. Si la ingesta de sal se redujera en un tercio, se evitarían 8.000 muertes prematuras y podría ahorrar más de 500 millones de euros al año.

¿Qué tiene la sal que la hace tan peligrosa?

El problema es el sodio de la sal. El sodio ayuda a controlar el equilibrio de los fluidos del cuerpo, ayuda a enviar los impulsos nerviosos y afecta a la función muscular. Lo necesitamos, pero su exceso altera el delicado equilibrio de los fluidos, arrastrando agua al torrente sanguíneo y aumentando el volumen total de sangre que bombeamos. Esto, a su vez, aumenta la presión sanguínea, literalmente la presión necesaria para empujar todo el volumen extra por el cuerpo. Esto aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca, enfermedad arterial coronaria y accidente cerebrovascular, enfermedad renal crónica y demencia vascular. ¿Alguien quiere un cacahuete salado?

Unas cifras bastante aleccionadoras para leer mientras sumerjo dos veces mi sushi en salsa de soja y disfruto de un festival de patatas fritas antes de la cena. La hipertensión afecta a 9,5 millones de personas en España, pero se calcula que por cada 10 personas diagnosticadas de hipertensión, siete permanecen sin diagnosticar ni tratar.

Entonces, ¿qué hacemos con este asunto de la sal?

El 60% de las familias añade automáticamente sal a su plato sin ni siquiera probar la comida.

¿Se adaptan las papilas gustativas a una menor cantidad de sal?

Sí, la buena noticia es que se pueden entrenar las papilas gustativas.lengua niño

¿Cómo puedo reducir mi consumo de sal?

Elija opciones reducidas en sal, por ejemplo, salsas, salsa de soja, ketchup y pastillas de caldo.
Si no dispone de opciones reducidas en sal, puede diluir las salsas con agua durante la cocción; es poco probable que note la diferencia.
Elegir LoSalt (una sal reducida en sodio con un 66% menos de sodio) es un cambio fácil: está hecha de cloruro de potasio, que de hecho puede tener beneficios protectores en la reducción de la presión arterial.
Además, un rápido triunfo….

Cambie la sal por otras hierbas y especias. Añada las especias al principio de la cocción, ya que desprenden sabor cuando se calientan. Termina añadiendo hierbas frescas, la mayoría de las cuales también puedes congelar frescas sin que afecte a su sabor.

La guindilla, el jengibre y el ajo (frescos o congelados) son excelentes para dar sabor y calidez a los platos. Prueba a asar los ajos enteros con su piel y a exprimir la pasta de ajo sobre la comida.
Añade zumo de lima o de limón a los platos para darles un toque de sabor y vitamina C.

Otras fuentes de sal en la dieta

Los alimentos procesados, es decir, las comidas preparadas y las salsas, por ejemplo, pueden tener sal extra añadida; mira la etiqueta.
Las carnes procesadas, como el jamón, el salami, las salchichas y el beicon, tienen cabida en tu dieta si te gustan, pero en el contexto del resto de tu dieta.

La sal se utiliza como conservante, así que su presencia no es necesariamente mala. En realidad, se trata de ser consciente de la cantidad de sal que contienen los alimentos que se consumen con frecuencia.

Idealmente no necesitamos más de 6g al día.