Una dieta pobre en nutrientes conduce a una serie de problemas médicos como obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes y ciertos tipos de cáncer. La dieta tiene una influencia especial en el cerebro y puede aumentar el riesgo de trastornos mentales y enfermedades neurodegenerativas.

Recientemente se ha informado en estudios que los alimentos ¬ęchatarra¬Ľ poco saludables son tan adictivos como las drogas. Parece que las grasas y los productos azucarados desencadenan los mismos centros de placer en el cerebro que las drogas, lo que explica por qu√© muchas personas no pueden dejar de consumir estos productos. Estos problemas pueden estar detr√°s de la epidemia de obesidad.

Una dieta saludable para el cerebro es fundamental para mantener la memoria y el intelecto sanos y capaces de hacer frente a los desaf√≠os diarios y, por √ļltimo, pero no menos importante, influye en nuestro estado general.

Lo que debemos saber sobre la concentración.

Asegurar una ingesta cal√≥rica adecuada y constante a lo largo del d√≠a es el primer paso para mantener el enfoque y la concentraci√≥n. Sin embargo, no es suficiente que se generen se√Īales del cerebro, sino que deben enviarse de una c√©lula a otra. Esto se hace a trav√©s de las fibras nerviosas. Al igual que los cables el√©ctricos, estas fibras nerviosas deben estar ¬ęaisladas¬Ľ para que los mensajes puedan transmitirse. Para construir estas vainas aislantes, el cerebro necesita una sustancia grasa llamada mielina.

Adem√°s del √°cido f√≥lico, la vitamina B12, los amino√°cidos y otros micronutrientes, los √°cidos grasos esenciales son indispensables en el proceso de formaci√≥n de la vaina de mielina. El aceite omega-3 (que se encuentra principalmente en pescados grasos, nueces, semillas, etc.) entra en el proceso de formaci√≥n y mantenimiento de la vaina de mielina. Esta puede ser la raz√≥n por la que los suplementos de aceite de pescado parecen aumentar el rendimiento mental de los ni√Īos, aunque los estudios que muestran esto son controvertidos. Si tenemos comidas regulares, tres veces al d√≠a, y en los bocadillos nos enfocamos en comer nueces y semillas es un paso importante hacia una mejor capacidad de concentraci√≥n.

¬ŅQu√© hay detr√°s de ¬ęnuestros estados¬Ľ?

Nuestros sentimientos, como todas las actividades mentales, implican un intercambio alerta de impulsos el√©ctricos (mensajes) entre las c√©lulas cerebrales. La informaci√≥n se transmite entre las c√©lulas a trav√©s de ciertos qu√≠micos llamados neurotransmisores, que juegan un papel clave en nuestro estado de √°nimo. Uno de los neurotransmisores clave es la dopamina, el mensajero del ¬ębienestar¬Ľ. Los niveles elevados de dopamina nos dan estados de entusiasmo, energ√≠a y placer. Los niveles bajos de dopamina se caracterizan por sentimientos de vac√≠o, tristeza, irritabilidad y aburrimiento.

Los productos azucarados y los alimentos grasos provocan un aumento de la dopamina. Sin embargo, a un aumento repentino de los niveles de dopamina le sigue una caída igualmente brusca, por lo que es bueno tener una dieta equilibrada que prevenga estos aumentos y disminuciones repentinos mediante una liberación lenta y gradual de dopamina a lo largo del día. Pero si realmente necesitamos un rápido impulso de humor, el chocolate es muy eficaz.

Otro neurotransmisor, llamado serotonina, nos ayuda a sentirnos tranquilos y satisfechos, combatiendo la ansiedad. Un bocadillo de carbohidratos puede elevar rápidamente nuestros niveles de serotonina, pero también podemos despertarnos somnolientos debido a la liberación de insulina, así que nuevamente, es mejor mantener el nivel constante. Para producir serotonina, el cerebro necesita triptófano, un aminoácido esencial que se encuentra principalmente en los huevos y la carne. Un desayuno adecuado puede proporcionarnos la necesidad de serotonina durante todo el día.

En cuanto a la somnolencia, sabemos muy bien que el remedio clásico es la cafeína, pero también hay que consumirla de forma adecuada. La cafeína se une a ciertos receptores, que normalmente liberan la sustancia que nos adormece, bloqueando su liberación. Esto fuerza la actividad de las células en el cerebro, dándonos una explosión de energía. Pero demasiada cafeína provoca nerviosismo porque la glándula pituitaria en la base del cerebro lo interpreta como una advertencia de emergencia, siguiendo otros mecanismos para prevenir este proceso.

Memoria, podemos evitarlo o no …

Nuestra capacidad para recordar cosas depende de que las células cerebrales establezcan nuevas conexiones. Estas conexiones ocurren mejor en la excitación neural. Solo hay un mensajero clave en el cerebro que mantiene excitadas las células cerebrales, que es la acetilcolina. Se ha demostrado que los medicamentos que imitan el efecto de esta sustancia química aumentan la memoria de las personas con Alzheimer. Esta sustancia química clave está hecha de colina, que se encuentra en los huevos, el hígado y la soja. También se encuentra en ciertas verduras, frutas y cereales.

Mantengamos los ¬ęmalos¬Ľ h√°bitos bajo control

Cuando estamos ansiosos, nuestro cuerpo produce hormonas del estr√©s llamadas glucocorticoides. Obligan al cerebro a buscar formas de aliviar la mala condici√≥n. Y aqu√≠ viene el consumo de alimentos ricos en az√ļcares y grasas.

Durante un largo per√≠odo de tiempo, la exposici√≥n repetida al az√ļcar cambia la forma en que responde el cerebro, necesitando m√°s y m√°s para obtener satisfacci√≥n, por lo que tendemos a volvernos adictos a los az√ļcares.

La √ļnica forma de prevenir estos antojos es evitar los productos que los crean. Si realmente queremos consumir estos productos y tenemos antojos, podemos alimentar estos antojos o resistirlos y probar otras actividades estimulantes de la dopamina como el ejercicio, la socializaci√≥n o cualquier otra actividad saludable que nos haga sentir bien.

Síganos y me gusta: